Cuando estaba en el colegio, empezando bachillerato, odiaba leer. En parte por sentir que era obligatorio y en parte porque nada de lo que me ponían frente a las narices capturaba mi imaginación. Esto fue cambiando poco a poco, con varios libros e historietas de aventura que fueron llenando la pequeña librería de mi cuarto. A mi vida llego H.G. Wells con La Máquina del Tiempo, La guerra de los mundos y La isla del doctor Moreau; luego se coló Edgar Rice Burroughs con Tarzán y John Carter; y por último se robó toda mi atención Philip K. Dick con preguntas tan básicas como ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

 

Este periodo despertó en mi una curiosidad completamente nueva. Perdí la virginidad intelectual que me empujaba a diario a aventurarme a nuevos mundos al punto que decidí, a muy temprana edad, que quería crecer rodeado de este tipo de historias. De ahí mi interés por el cine y por estudiarlo, por dedicarme a el y pasar de fanático a realizador, aunque nunca se deja de ser fanático.

 

A pesar de que mis gustos fueron cambiando y madurando, siempre he tenido un espacio en mi corazón para este tipo de aventuras. Aventuras inspiradas en el viaje del héroe, de como un personaje logra algo increíble en un contexto extraordinario. De como alguien ordinario busca lo inalcanzable o el inalcanzable es vencido al enfrentarse a lo cotidiano. Pero, con todo y que siempre tuve mis antenitas de vinil en la constante búsqueda de este tipo de contenido, por alguna razón no se alertaron con el estreno de Black Sails.

 

Black Sails Cable Onda GO app

 

Black Sails es todo lo que el yo de 12 añoraba y el yo de 30 adora. Es ese extraño punto de encuentro entre la carismática aventura que nutrió mi juventud, y el drama taquicárdico que invita al binyeo. Arranque a verla un domingo cualquiera, por varias recomendaciones de amistades, y me vi todos sus 38 episodios en menos de un mes. No podía parar de verla, fue enviciante. El ritmo te agarra de la mano y, como esa primera caída en cualquier montaña rusa, te jala y no te suelta.

 

Pero, mas allá de la historia, lo que se roba tu atesorado corazón, son los personajes. Personajes ficticios algunos y otros inspirados en piratas reales. La línea que los divide es invisible. La manera en que la serie logra diseñar sus arcos, ponerte en sus zapatos (o zapato en el caso de un famoso pirata), y lograr que estés del lado “equivocado” de la historia, es sorprendente.

 

Dicho todo esto, lo que se lleva el botín de esta gran serie, es el manejo de un personaje en específico. No diré nombres, para no dañar la experiencia de aquel que con la virtud de tener dos ojos lee este artículo, pero hay un protagonista que no solo es revolucionario por lo bien que está escrito, sino por ser, indiscutiblemente, la mejor interpretación de un personaje homosexual en la pantalla chica. Nunca cae en estereotipos ni en escenas “clichesudas” con parlamentos ridículos o predecibles. Nunca empapa a la audiencia de homofobia ni maneja el tema como un tabú ni con un punto de vista amarillista. Todo lo contrario, su homosexualidad simplemente es. Su carácter, pasiones, ambiciones, porte y carisma, no se ven infectados por su inclinación sexual; justo como debe ser.

 

El yo de 30 se rió, conmovió, y vivió toda la aventura al borde de la silla, bueno, seamos honestos, al borde de la cama. Vivir en el siglo 21, rodeado de herramientas como Cable Onda GO, que me permitió ver todo de corrido como el impaciente milenial que soy, es un privilegio que el yo de 12 no tuvo. En cambio, ese joven que estaba arrancando con la lectura, hubiese podido conocer a estos personajes mucho antes pero nunca lo supo. “La Isla del Tesoro”, cuento que no tiene nada que envidiarle a todos aquellos libros con los que abre este artículo, es la precuela e inspiración para esta gran historia. Hoy, arrancando mi tercera década, leeré ese libro con un amor profundo por un grupo de piratas que me recordó lo importante que es una buena aventura.  

 

Con esta pequeña historia, te queremos invitar a ver la serie Black Sails por el canal 1 de #MundoVOD o desde tu dispositivo móvil en el nuevo app Cable Onda GO. Disponible tanto en App Store como en Google Play, ah y lo mejor, es ¡GRATIS!

 

Por: David Lucio de Patacoins TV